Páginas

miércoles, 18 de mayo de 2016

Sobre la ausencia de #compromiso

Compromiso. Afirmo con rotundidad que una buena parte de nuestra sociedad es ajena al compromiso, sea este del tipo que sea. La renuencia a implicarse en las cuestiones que nos afectan a todos me produce perplejidad.

AMPAS, juntas de gobierno de comunidades de vecinos, asociaciones de vecinos, asociaciones civiles, grupos deportivos, sindicatos, partidos políticos, etc. Cuatro gatos y, de los cuatro, tres repiten en casi todos los sitios.

Eso sí. Luego a quejarse y a poner a caldo a quien sacrifica su comodidad y su tiempo en pro de una sociedad mejor.

No nos quejemos tanto, no malgastemos tanta energía en destruir. Demos un paso al frente, seamos constructivos, comprometámonos de una vez, abandonemos nuestra zona de confort.
¿De verdad hace falta suplicar un poco de compromiso?

El grado de compromiso asumido depende del interés particular que esté en juego y del beneficio personal que se pueda obtener. Si no hay beneficio, si no hay un interés propio, entonces no hay compromiso. Así de sencillo. Así de triste.

Me dirán que he llegado a esta conclusión demasiado tarde. Sólo mi confianza, conscientemente ingenua, en la bondad del ser humano, me llevaba a pensar que no todo el mundo se rige bajo los mismo parámetros. Pero no es así. Las excepciones son pocas y admirables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario