Páginas

domingo, 25 de septiembre de 2016

Tonto es el que hace tonterías

Soy de los que piensan que los ciudadanos ponen a políticos al frente de la res publica para que gestionen los intereses comunes. El pueblo soberano no emite su voto, últimamente con fastidiosa frecuencia, para que los políticos se dediquen a eso que dieron en denominar «hacer política». Me refiero a esas actividades a las que se entrega con fruición una buena parte de ese ente bautizado como «clase política»: el chalaneo, la palabrería, la propaganda, las medias verdades, que son medias mentiras, cuando no mentiras completas, la manipulación, el figureo. Es obvio: mientras que se «hace política» no se gestiona. Se pierde un tiempo precioso, una valiosa fracción de esos cuatro años de los que consta cada mandato político.

Ha sido la lectura de esta noticia lo que me ha suscitado la reflexión precedente. Durante el mandato 2011-2015 la Concejalía de Empleo y Desarrollo Local, que por entonces tenía la responsabilidad de dirigir una concejal del Partido Popular (Charo Tomás), puso en marcha un curso de Informática básica para desempleados orientado a la búsqueda de empleo, de 30 horas de duración, que tuvo más de una decena de ediciones. Por el aula de la Casa de Cultura pasaron más de un centenar de alumnos que formaban parte de la dolorosa lista de desempleados de Sant Joan (2.150 personas al principio del mandato, menos de 1.800 al final). Recuerdo con impotencia el precario estado de los equipos informáticos con los que este que escribe impartía las clases a sus entrañables alumnos. Recuerdo con admiración las historias personales de tanta buena gente que tuve la ocasión de conocer en ese aula.

No recuerdo, sin embargo, haber contado con la colaboración del SERVEF. Fue una iniciativa solo y exclusivamente impulsada por unos cuantos «enfermos de gestión». Tampoco recuerdo complacientes y almibaradas noticias de prensa al respecto. Quizá no supimos hacer política. Estábamos ocupados cumpliendo el mandato de los santjoaners, inmersos en la apasionante tarea de gestionar.

Me reconforta y me enorgullece ese trabajo que hicimos pensando en aclarar un poco el incierto futuro de personas hartas de apretar los dientes en su lucha por salir adelante. Es una satisfacción incontenible cruzarme por las calles de mi pueblo, otrora limpias, hoy no, con uno de aquellos de los que tanto aprendí, charlar, y recibir la gratísima noticia de que ha encontrado empleo.

Hay quienes tienen más autoridad que yo para hacerlo, pero no me queda más remedio que exigirle al Sr. Albero que comience a gestionar, dejando a un lado la propaganda, que se haga merecedor del cargo de alcalde que ostenta, que desista de hacer oposición a la oposición, que cese de perder el tiempo.

Hoy he vuelto a ver la maravillosa película Forrest Gump. Parafraseando al protagonista: tonto es el que hace tonterías. Yo no soy tonto. ¿Lo es el Sr. Albero?

1 comentario:

  1. Agradecerte siempre Jose Manuel tu gran apoyo, trabajando siempre al lado de esta responsabilidad tan grande, que yo dirigía 2011- 2015.
    Como bien dices en tu carta, lo mas importante los ciudadanos, la satisfacción de poner nuestro granito de arena para que siguieran adelante en la búsqueda de empleo y con la autoestima mas alta, algo que tu les enseñabas curso tras curso y me consta que tu siempre querías enseñarles más. Es mi gran satisfacción estar siempre al servicio del ciudadano por ello asumí es tan gran responsabilidad y tengo que decir, que es un orgullo tener personas en el equipo del gobierno del partido Popular con las mismas inquietudes y con tantísimas ganas de mejorar cada día, la vida de los ciudadanos de nuestro pueblo. Muchas gracias Josema Valverde.

    ResponderEliminar