Páginas

domingo, 25 de septiembre de 2016

Tonto es el que hace tonterías

1 comentarios
Soy de los que piensan que los ciudadanos ponen a políticos al frente de la res publica para que gestionen los intereses comunes. El pueblo soberano no emite su voto, últimamente con fastidiosa frecuencia, para que los políticos se dediquen a eso que dieron en denominar «hacer política». Me refiero a esas actividades a las que se entrega con fruición una buena parte de ese ente bautizado como «clase política»: el chalaneo, la palabrería, la propaganda, las medias verdades, que son medias mentiras, cuando no mentiras completas, la manipulación, el figureo. Es obvio: mientras que se «hace política» no se gestiona. Se pierde un tiempo precioso, una valiosa fracción de esos cuatro años de los que consta cada mandato político.

Ha sido la lectura de esta noticia lo que me ha suscitado la reflexión precedente. Durante el mandato 2011-2015 la Concejalía de Empleo y Desarrollo Local, que por entonces tenía la responsabilidad de dirigir una concejal del Partido Popular (Charo Tomás), puso en marcha un curso de Informática básica para desempleados orientado a la búsqueda de empleo, de 30 horas de duración, que tuvo más de una decena de ediciones. Por el aula de la Casa de Cultura pasaron más de un centenar de alumnos que formaban parte de la dolorosa lista de desempleados de Sant Joan (2.150 personas al principio del mandato, menos de 1.800 al final). Recuerdo con impotencia el precario estado de los equipos informáticos con los que este que escribe impartía las clases a sus entrañables alumnos. Recuerdo con admiración las historias personales de tanta buena gente que tuve la ocasión de conocer en ese aula.

No recuerdo, sin embargo, haber contado con la colaboración del SERVEF. Fue una iniciativa solo y exclusivamente impulsada por unos cuantos «enfermos de gestión». Tampoco recuerdo complacientes y almibaradas noticias de prensa al respecto. Quizá no supimos hacer política. Estábamos ocupados cumpliendo el mandato de los santjoaners, inmersos en la apasionante tarea de gestionar.

Me reconforta y me enorgullece ese trabajo que hicimos pensando en aclarar un poco el incierto futuro de personas hartas de apretar los dientes en su lucha por salir adelante. Es una satisfacción incontenible cruzarme por las calles de mi pueblo, otrora limpias, hoy no, con uno de aquellos de los que tanto aprendí, charlar, y recibir la gratísima noticia de que ha encontrado empleo.

Hay quienes tienen más autoridad que yo para hacerlo, pero no me queda más remedio que exigirle al Sr. Albero que comience a gestionar, dejando a un lado la propaganda, que se haga merecedor del cargo de alcalde que ostenta, que desista de hacer oposición a la oposición, que cese de perder el tiempo.

Hoy he vuelto a ver la maravillosa película Forrest Gump. Parafraseando al protagonista: tonto es el que hace tonterías. Yo no soy tonto. ¿Lo es el Sr. Albero?

miércoles, 18 de mayo de 2016

Sobre la ausencia de #compromiso

0 comentarios
Compromiso. Afirmo con rotundidad que una buena parte de nuestra sociedad es ajena al compromiso, sea este del tipo que sea. La renuencia a implicarse en las cuestiones que nos afectan a todos me produce perplejidad.

AMPAS, juntas de gobierno de comunidades de vecinos, asociaciones de vecinos, asociaciones civiles, grupos deportivos, sindicatos, partidos políticos, etc. Cuatro gatos y, de los cuatro, tres repiten en casi todos los sitios.

Eso sí. Luego a quejarse y a poner a caldo a quien sacrifica su comodidad y su tiempo en pro de una sociedad mejor.

No nos quejemos tanto, no malgastemos tanta energía en destruir. Demos un paso al frente, seamos constructivos, comprometámonos de una vez, abandonemos nuestra zona de confort.
¿De verdad hace falta suplicar un poco de compromiso?

El grado de compromiso asumido depende del interés particular que esté en juego y del beneficio personal que se pueda obtener. Si no hay beneficio, si no hay un interés propio, entonces no hay compromiso. Así de sencillo. Así de triste.

Me dirán que he llegado a esta conclusión demasiado tarde. Sólo mi confianza, conscientemente ingenua, en la bondad del ser humano, me llevaba a pensar que no todo el mundo se rige bajo los mismo parámetros. Pero no es así. Las excepciones son pocas y admirables.


viernes, 26 de febrero de 2016

Pena de telediario

0 comentarios
Lo reconozco. Apenas veo la televisión. Prefiero no dejarme adocenar, o adoctrinar, que al final es lo mismo. Las carencias del sistema educativo de los últimos veinte años han mutilado la capacidad crítica de los españoles. Ello ha permitido que las ondas hertzianas hayan sustituido al razonamiento inductivo, al deductivo y al cognoscitivo. Si algo se afirma en televisión, ese algo adquiere automáticamente la categoría de certeza indiscutible e incuestionable.

Y es en este punto donde voy a introducir una de las ideas fuerza de este artículo: los medios de comunicación, sus periodistas y sus pseudo-periodistas, se han autoerigido en intocables referentes morales y políticos. Intocables porque se parapetan tras una pervertida libertad de expresión que les permite llevar a cabo, entre otras cosas, la mayor obscenidad ética que quepa imaginar: la "pena de telediario".

La "pena de telediario" está constituida por un conjunto no acotado de vejaciones, menosprecios, acusaciones gratuitas, falsedades y condenas grandilocuentes que, una vez impuesta, inhabilita socialmente al condenado. Un derecho fundamental básico llamado "presunción de inocencia" no tiene aplicación frente a la "pena de telediario". Poco importa que más tarde el ajusticiado sea declarado impoluto e inocente en sede judicial. Para entonces su defenestración es un hecho irreversible.

¿Quién exige responsabilidad a los medios de comunicación y a los periodistas, con nombres y apellidos, investidos como jueces absolutos, cuando se equivocan en sus veredictos? Nadie. Absolutamente nadie.

Abordo la segunda idea madre de este post: me parece más que evidente que existe culpa dolosa de los medios audiovisuales en la generación del irrespirable ambiente sociopolítico vigente. Se prefiere la confrontación a la conciliación, el trazo grueso al fino análisis, el grito al sosiego, porque los primeros dan más puntos de "share" que los segundos.

He cargado las tintas de manera deliberada sobre las televisiones, sobre todo porque hay menos pluralidad que en radio o que en prensa escrita y/o digital. Por eso prefiero escuchar diversas emisoras de radio y leer varios medios escritos, de distinta tendencia ideológica, para esculpir una opinión personal. Práctica que aconsejo encarecidamente realizar a mis lectores.

No en vano el crecimiento de los llamados partidos emergentes se ha producido a golpe de tertulia televisiva. La situación de orfandad intelectual de nuestra sociedad que he descrito al comienzo, suponía el caldo de cultivo propicio para que populistas y embaucadores inseminaran en la conciencia política de los espectadores sus mensajes y mantras, por muy absurdos que éstos fueran. Con un éxito innegable, a juzgar por la cosecha de diputados obtenida por nuevas estrellas mediáticas como Iglesias.

Leamos y pensemos por nosotros mismos. No encuentro mejor moraleja.

sábado, 27 de junio de 2015

La ideología no da de comer

0 comentarios
Estos son los titulares de hoy relativos a nuestro Sant Joan publicados por la prensa afín al cuatripartito:


Fuente: Diario Información

Vienen a confirmar algo que era tan conocido como ignorado por casi todos, en algunos casos, los más, por falta de cultura política y en otros, quiero pensar que los menos, por convencimiento. Ponen de manifiesto que la izquierda radical y la izquierda radicalizada van a gobernar anteponiendo la ideología a la gestión.
 
Una universidad privada y católica queda fuera de los patrones ideológicos de los nuevos gobernantes. Poco importa que su implantación pudiera generar empleo y supusiera la dinamización económica, social y cultural del municipio. Ante todo el sesgo ideológico.
Pero seré claro: si la UCAM no está ya funcionando en Sant Joan es responsabilidad exclusiva del anterior Consell, que estuvo más preocupado en salvar los muebles que en atender con rigor las demandas de los municipios de la Comunitat.
La falta de patrocinio de los clubes deportivos es un daño colateral generado por la crisis económica que ha galopado a sus anchas por España. Quienes conocen mínimamente la realidad del deporte de base, son capaces de calibrar la gravedad de que la UCAM suspenda las ayudas a los clubes deportivos santjoaners. Me gustaría pensar que el nuevo y flamante Concejal de Deportes tiene ya prevista la contingencia y ha intermediado con diversas empresas privadas para financiar la actividad de los clubes. Pero sé que esto no es así.
 
Espero que el cuatripartito no caiga en el error de la subvención pública a los clubes, porque ello supondría pan para hoy y hambre para mañana, más hambre todavía.

domingo, 21 de junio de 2015

Democracia y matemáticas

0 comentarios
En esta semana que concluye he recibido una lección de democracia y matemáticas por parte de uno de los miembros del cuatripartito que conforma el gobierno de Sant Joan d'Alacant. Según lo explicado por el comprometido y nacionalista maestro, 5+3+2+2 suman 12. Que 12 es mayor que 7. Que el cuatripartito gobierna en Sant Joan gracias a las matemáticas. Y que eso es democracia.

Pero este alumno ha salido respondón, porque hay algunas cuestiones que no comprendo. Como no tengo por costumbre comulgar con ruedas de molino, como si fuera un telespectador de La Sexta o Telecinco, o lector del Diario Información, voy a plantear aquí algunas objeciones a la lección expuesta.

Los partidos políticos del 5+3+2+2 concurrieron en Sant Joan a las elecciones municipales con programas bien distintos entre sí. Por poner un ejemplo, ya me diréis en qué se parecen el improvisado programa de Decido, autoproclamado centrista, y el programa de Esquerra Unida, el partido del concejal de las "calzonas" y las cangrejeras. Seamos claros, lo que realmente une a las cuatro fuerzas políticas que ahora copan el gobierno municipal de Sant Joan es su odio político al Partido Popular. Por fuerza los partidos coaligados en contra del PP han tenido que renunciar a puntos programáticos que a priori declaraban innegociables. Y han asumido propuestas de otros partidos que nunca se hubieran planteado hacer propias si no fuera por la pulsión irrefrenable de acceder al poder. Está por ver qué opinan los votantes de cada uno de los partidos cuyos líderes han protagonizado el "pacto de la madrugá". Si puede servir como respuesta orientativa, según el diario El País, más del 50% de los votantes en las elecciones locales no se sienten satisfechos con el nombramiento de alcaldes.
Delegación de competencias según Jaime Albero.

A esto lo llaman democracia. Más bien diría yo que estas situaciones post electorales son posibles gracias a la democracia, que es algo bien distinto. Es decir, no es lo mismo 12 que 5+3+2+2. La yuxtaposición de estos sumandos ha empezado ya a condicionar la gestión política de Sant Joan, tal y como evidencia el menudeo incoherente en el que el bisoño alcalde ha convertido el reparto de competencias. El encaje de bolillos competencial realizado por el Sr. Albero ha sido su forma de recompensar el apoyo obtenido en su investidura, sin pensar en lo más conveniente para gestionar y coordinar los recursos municipales.

Por ahora 5+3+2+2= batiburrillo político. En unos meses veremos si cambia el resultado.